¿Cómo funcionan?

Estos funcionan a través de paneles (de forma y tamaño variable) que absorben la radiación solar transformandola en calor, el cual es trasmitido al agua de nuestra pileta. Además de transmitir y acondicionar la temperatura del agua, estos aíslan la perdida de calor superficial que sucede durante la noche y en los horarios en que el sol no llega hasta nuestras piscinas.

Se tratan de discos, o láminas roller de vinilo micro-delgadas, que se disponen sobre el agua. De esta manera, al flotar en las piscinas, captan y esparcen el calor a través de miles de burbujas selladas que poseen aditivos especiales en su composición para transferir y concentrar el calor sin que exista perdida de químicos del material por evaporación, asegurando un clima óptimo y seguro en el agua de nuestra piletas.

Esta es una tecnología que lleva años desarrollándose, tanto que en la actualidad no sólo está consolidada, sino que también las innovaciones van dando lugar a productos cada vez más eficientes, con satisfacción garantida para todos los que gustan de una piscina con aguas calidas sin dañar el medio ambiente.

¿Qué sucede en días nublados?

Los calentadores solares para piscinas actúan efectivamente aún en días nublados, ya que aunque haya muy poca luz, estos poseen un sistema capaz de captar la mínima radiación existente para que en pocas horas tengamos el agua climatizada.

En cuanto a modelos, formas, y tamaños, los hay muy variados. Hacemos una inspección del área disponible para establecer la instalación correspondientes.

Ahorro y eficiencia en gas y energía

cotice el suyo ahora

El sistema de calentamiento solar permite un ahorro de energía y gas para su piscina. Los calentadores absorben los rayos del sol para convertirlo en calor, aumentado la temperatura del agua de una forma económica y ecológica.

Estos colectores solares térmicos tienen una duración y resistencia única ya que son construidos de materiales resistentes a la irradiacion UV y a las reacciones químicas que se puedan generar por el contenido de la alberca.

El costo de operación es prácticamente nulo y sin utilizar combustible o electricidad ya que se utiliza el mismo sistema de filtrado para hacer circular el agua de la alberca por los colectores solares que funcionan mediante la radiación solar.